Beneficios del ejercicio físico en la calidad de vida de los pacientes con Parkinson. | Fundación Degén
Quiero colaborar
BLOG
VOLVER

Beneficios del ejercicio físico en la calidad de vida de los pacientes con Parkinson.

 

• Un meta-análisis demuestra los beneficios del ejercicio físico en los pacientes con enfermedad de Parkinson.

• Los aspectos de la calidad de vida que mejoraron fueron la movilidad, la autonomía para las actividades de la vida diaria y el apoyo social.

• El beneficio sobre la calidad de vida fue significativo para el ejercicio aeróbico, artes materiales y danza, pero no para el anaeróbico o combinado.

• El beneficio también dependió de la duración de tal forma que cuando fue de 12 meses o más hubo mejoría, pero no si eran menor de ese tiempo.

• En resumen, las recomendaciones son: danza, tai-Chi o ejercicio aeróbico al menos de forma rutinaria durante 1 año.

El ejercicio físico ha demostrado que mejora síntomas motores y no motores en los pacientes con enfermedad de Parkinson y secundariamente la calidad de vida. El ejercicio produce bienestar y eso se traduce en el estado de ánimo del paciente. Un estudio de revisión y meta-análisis publicado en Parkinson´s Disease analiza el efecto del ejercicio sobre la calidad de vida, pretendiendo conocer qué ejercicios son los más beneficiosos.

Se realizaron búsquedas en bases de datos, como PubMed, Embase y Cochrane Central Register of Controlled Trials, hasta el 14 de agosto de 2018 para identificar ensayos controlados aleatorios que comparen el efecto del ejercicio frente a ninguna intervención en la calidad de vida en pacientes con enfermedad de Parkinson. Es decir, en todos los ensayos había un grupo control y además en todos se analizaba el cambio en la calidad de vida con alguna escala específica: PDQ-39, PDQL, EQ-5D, SF-12, WHOQOL.
 
De un total de 1.217 estudios inicialmente detectados, 20 estudios con 1.143 participantes en total fueron finalmente seleccionados para el análisis tras una evaluación estricta. El análisis mostró una mejora significativa en la calidad de vida después de la intervención con ejercicio en pacientes los pacientes con enfermedad de Parkinson frente al grupo control. Los aspectos de la calidad de vida que mejoraron fueron la movilidad, la autonomía para las actividades de la vida diaria, el apoyo social, el sentimiento de estigmatización, y el bienestar emocional, siendo la mejoría en los tres primeros dominios significativa.
Por tipos de ejercicio, se consideraron diferentes tipos: anaeróbico, aeróbico, artes materiales como el Tai-Chi, danza, y ejercicio combinado (aeróbico + anaeróbico). El beneficio sobre la calidad de vida fue significativo para el ejercicio aeróbico, artes materiales y danza, pero no para el anaeróbico o combinado. El beneficio también dependió de la duración de tal forma que cuando fue de 12 meses o más hubo mejoría, pero no si eran menor de ese tiempo. A mayor duración, más mejoría.
En conclusión, el presente estudio demuestra que el ejercicio físico mejora la calidad de vida de los pacientes con enfermedad de Parkinson, sobre todo la movilidad y autonomía para las actividades del día a día. Por tipos, lo recomendable es el ejercicio aeróbico, la danza o el Tai-Chi. La duración es recomendable al menos de 1 año.
 
Julio de 2020
DIEGO SANTOS GARCÍA
NEUROLOGÍA, CHUAC (COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE A CORUÑA), A CORUÑA