Quiero colaborar
BLOG
VOLVER

EAN Virtual Congress Paris 2020 Parte I.

 

• Primer Congreso Virtual de la Academia Europea de Neurología debido al COVID-19.

• Se presentan en torno a 300 trabajos sobre trastornos del movimiento.

• Algunos trabajos analizar el papel del sistema inmune en la etiopatogénesis de la enfermedad de Parkinson, con detección de diferentes tipo de anticuerpos o anomalías en las poblaciones de linfocitos.

• El estreñimiento podría ser un marcador de progresión a demencia en pacientes con Parkinson.

• La depresión es más frecuente en los pacientes con trastornos de control de impulsos y/o compulsivos.

• El sistema límbico y las emociones participan en el desarrollo de los bloqueos de la marcha en pacientes con Parkinson.

Este año el formato del Congreso de la EAN de Paris es Virtual debido a la pandemia del COVID-19. Referente al Parkinson y otros Trastornos del Movimiento se presentan casi 300 trabajos en diferentes formatos (ePoster, eComunication, ePresentation). Repasamos muy brevemente algunos de los estudios presentados.

Una línea de investigación es conocer que papel podría tener el sistema inmune en la enfermedad de Parkinson. La activación de dicho sistema podría ocasionar neuroinflamación, que se ha vinculado con la neurodegeneración en patologías como el Parkinson. Un estudio con 100 pacientes y 31 controles determinó el valor de determinados anticuerpos en suero contra diferentes componentes del sistema nervioso: NF-200, GFAP, S100, proteínas, beta-endorfinas, canales de calcio voltaje dependientes, Na-colina, GABA, glutamato, dopamina, Mu-opioides, receptores de la serotoninaAlteraciones en la inmunorreactividad fueron detectadas en prácticamente todos los pacientes (99%) y hasta un 67% presentaron anticuerpos de hasta 5 tipos diferentes, siendo los más frecuentes S100b (54%), beta-endorfinas (48%) y NF-200 (46%). El patrón observado en los pacientes fue significativamente diferente para todos los anticuerpos con respecto a los controles, incluyendo en estadios muy iniciales de la enfermedad la presencia de auto-anticuerpos contra los receptores de la dopamina. Los auto-anticuerpos contra el GABA y os receptores de la dopamina se correlacionaron con la severidad de síntomas no motores mientras que los auto-anticuerpos contra los receptores de la serotonina y NF-200 con la severidad de los síntomas motores. En conclusión, estudio muy interesante que pone de manifiesto el posible papel del sistema inmune en la etiopatogénesis de la enfermedad de Parkinson. Como posibilidad, el investigar en terapias que neutralicen el efecto de todos estos auto-anticuerpos.
 
Relacionado con este, otro trabajo analizó el valor del sistema inmune periférico en los síntomas motores y no motores de la enfermedad. Evaluaron a 43 pacientes con enfermedad de Parkinson con varias escalas (motora, de síntomas no motores, autonómicos, somnolencia, trastorno de control de impulsos) y además en plasma mediante citometría de flujo determinaron las subpoblaciones de linfocitos Th1, Th2 y Th17. Se trataban de pacientes poco evolucionados (unos 3 años) y con estadio I o II de Hoehn&Yahr. Observaron una correlación entre la cantidad total de linfocitos Th2 y puntuaciones en las escalas utilizadas indicativas de trastorno del sueño REM y síntomas urinarios (de la escala de síntomas no motores NMSS), así como la cantidad total de linfocitos Th1 y la puntuación en síntomas cardiovasculares (NMSS). Decir que las correlaciones fueron significativas pero débiles (coeficiente < 0.3). Aun así este trabajo sugiere el posible rol del sistema inmune periférico en el desarrollo de algunos síntomas no motores en los pacientes con enfermedad de Parkinson.
Otra línea diferente de investigación es la de los síntomas no motores. El estreñimiento se sabe es frecuente y puede preceder en años al desarrollo de síntomas motores de la enfermedad de Parkinson. Recientemente se han relacionado los síntomas gastrointestinales con el desarrollo de deterioro cognitivo en los pacientes con Parkinson. En un análisis del proyecto PPMI (Parkinson´s Progression Markers Initiative), 37 pacientes de un total de 396 (9%) desarrollaron demencia después de 6 años de seguimiento. Además de un menor nivel educativo, una mayor afectación motora, niveles más elevados de proteína Abeta-42 en líquido cefalorraquídeo, una peor capacidad de olfacción, y una menor actividad dopaminérgica en el núcleo caudado medida con DATSCAN, observaron como el estreñimiento incrementaba por 3 la probabilidad de desarrollar demencia, después de ajustar por otras variables. Queda por conocer el porqué de esta asociación y cómo se podría intervenir para reducir el riesgo.
 
Otros de los síntomas no motores frecuentes y discapacitantes en los pacientes con Parkinson son tanto la depresión como los trastornos impulsivos-compulsivos. Se presentan datos del estudio COPPADIS en 613 pacientes que analizaron esta relación. La mitad de los pacientes presentaba depresión, siendo 1/3 de ellos depresión mayor, y hasta el 16% de los pacientes algún trastorno impulsivo-compulsivo. La depresión fue más frecuente en este grupo (cerca del 70%) que en aquellos sin alteraciones de la impulsividad (menos del 50%). La depresión mayor fue también más frecuente en los pacientes con conductas impulsivas-compulsivas. En concreto, la depresión fue significativamente más frecuente en los pacientes con juego patológico-ludopatía, comer compulsivamente y tener hobbies patológicos a realizar labores patológicas. Además se observó que a mayor número de conductas impulsivas-compulsivas más probabilidad de depresión.
Tener alguna conducta impulsiva-compulsiva en un paciente con Parkinson parece independientemente de otros factores incrementar por casi el doble la probabilidad de presentar depresión.

Otro estudio muy interesante analizó el papel de las emociones en el desarrollo de los bloqueos de la marcha. Es un estudio en el que 24 pacientes con freezing con enfermedad de Parkinson y 18 controles realizaron RM cerebral funcional y estudio neuropsicológico. A todos los sujetos les realizaron dos estudios de RM funcional en reposo, uno viendo un vídeo de un paciente con marcha y bloqueos, y otro con marcha normal en un sujeto sano. Los pacientes presentaban un peor rendimiento en todas las pruebas cognitivas que los controles, pero no hubo diferencias en cuanto al estado de ánimo. Observaron patrones de activación cerebral diferentes entre los pacientes con bloqueos y los controles, siendo más áreas del cerebro las que cambian su actividad cerebral en el caso de los controles que los pacientes. En concreto, cuando los sujetos sanos visualizaban los bloqueos de la marcha activaban áreas asociadas con la empatía cognitiva, mientras que en los pacientes sobre todo con la corteza prefrontal medial anterior, la cual está conectada con el sistema límbico y vinculada a respuestas emocionales. Estos hallazgos sugieren que el sistema límbico y las emociones participan en el desarrollo de los bloqueos de la marcha en los pacientes con Parkinson.

En otro trabajo del mismo grupo con RM funcional en 25 pacientes con enfermedad de Parkinson y fenotipo PIGD (con alteraciones posturales y del equilibrio) observaron que la realización de ejercicios de marcha/equilibrio con incremento en su dificultad produce mejoras en el patrón de la marcha. Sin embargo, en el caso de marcha con estímulos externos (doble tarea, lo que en la práctica podría ser caminar sorteando obstáculos y atendiendo a una conversación, por ejemplo), sólo los pacientes a los que se le aplicaban estrategias de facilitación motora previas mejoraban la marcha con un incremento de la activación cerebral. Este trabajo refuerza la importancia de entrenar en pacientes con bloqueos con estrategias de aprendizaje concretas.

En resumen, trabajos interesantes sobre la implicación del sistema inmune, síntomas no motores como el estreñimiento, demencia, depresión o trastornos de control de impulsos y síntomas axiales como los bloqueos de la marcha. En la parte II hablaremos de novedades presentadas en fármacos.


Mayo 2020
DIEGO SANTOS GARCÍA
NEUROLOGÍA, CHUAC (COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE A CORUÑA), A CORUÑA