El estilo de vida influye en el pronóstico de la enfermedad de Parkinson. | Fundación Degén
Quiero colaborar
BLOG
VOLVER

El estilo de vida influye en el pronóstico de la enfermedad de Parkinson.

 

• Analizan en una cohorte de casi 300 pacientes con Parkinson como influye el estilo de vida en el pronóstico.

• En concreto evalúan como el estilo de vida se asocia a fallecer, desarrollar deterioro cognitivo o un empeoramiento motor.

• El seguimiento medio es de unos 5 años.

• El consumo de café, té, alcohol de forma no excesiva y realizar ejercicio físico protege para el desarrollo de tales complicaciones.

• Por el contrario, el no consumir nada de alcohol o en exceso así como el consumo de tabaco es perjudicial e incrementa el riesgo.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo con un pronóstico que muchas veces depende de factores predeterminados y que sobre los cuales no podemos actuar, como por ejemplo la edad. Sin embargo, hay factores que pueden ser modificados y depende del paciente el poder actuar sobre ellos. Un ejemplo muy claro es el estilo de vida. Llevar una vida saludable a priori podría ser beneficioso mientras que una vida sedentaria y expuesta a hábitos tóxicos, al revés, perjudicial. Por lo tanto, factores como la realización de actividad física, consumo de tabaco, alcohol, café o té pueden ser importantes e influir en la evolución del enfermo.
 
Evaluaron a lo largo del seguimiento la mortalidad, el deterioro motor de los pacientes y también el deterioro cognitivo, de tal manera que definieron 3 variables pronósticas: 1) fallecer a lo largo del seguimiento; 2) desarrollar a lo largo del seguimiento alteración postural con un estadio de Hoehn&Yahr de 3 o más; 3) desarrollar a los largo del seguimiento deterioro cognitivo con una caída de 4 puntos o más en la escala usada para medir función cognitiva, que fue el MMSE.
 
Con respecto al alcohol lo mejor fue el consumo no excesivo de alcohol, dado que los extremos, es decir, no consumir nada o en exceso fueron predictores de desarrollar deterioro motor, duplicado el riesgo. Practicar deportes competitivos redujo el riesgo de deterioro cognitivo y deterioro motor a más de la mitad. Por contra, el consumo de tabaco se asoció a un deterioro de la función cognitiva más rápido.

El presente estudio demuestra que el estilo de vida influye en el pronóstico y se relaciona con una mayor probabilidad de desarrollar o no determinadas complicaciones. En general, el consumo de café, té, alcohol de forma no excesiva y realizar ejercicio físico protege, mientras que el consumo de tabaco, alcohol en exceso o no beber nada de alcohol, incrementaría el riesgo de desarrollar complicaciones como deterioro cognitivo, empeoramiento motor, o fallecer. Aunque es un estudio poblacional, cierta acción antioxidante de sustancias como el café, té o el alcohol podrían mediar y explicar esta observación. Igualmente, el hacer ejercicio estimularía la liberación del factor de crecimiento BDNF, que protegería el cerebro. Eso sí, parece lógico pensar que todo con moderación.

Enero 2019
DIEGO SANTOS GARCÍA
NEUROLOGÍA, CHUAC (COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE A CORUÑA), A CORUÑA