Quiero colaborar
BLOG
VOLVER

La infusión de levodopa subcutánea 24 horas produce niveles estables de dopamina en sangre

  • Duodopa es un gel de levodopa que se administra por gastrostomía que permite conseguir niveles estables de levodopa en plasma.
  • Esto conlleva mejoría en las fluctuaciones motoras pero su administración es algo invasiva.
  • ABBV-951 es un profármaco que se transforma en levodopa/carbidopa que se administra por vía subcutánea en investigación.
  • Un ensayo fase I compara las propiedades farmacocinéticas frente a Duodopa, demostrándose que con ABBV-951 se consiguen niveles muy estables de levodopa en plasma.
  • Lo interesante es que la infusión es 24 horas y esto ayuda a mantener estables los niveles de levodopa de noche y a primera hora de la mañana, lo que ayudaría a mejorar los síntomas.

Duodopa es un gel que contiene levodopa para administrar en perfusión continua y conseguir niveles estables de levodopa que reduzcan los periodos OFF y de discinesias en pacientes con complicaciones motoras. Uno de los inconvenientes es que para su administración es necesario realizar una gastrostomía. Como alternativa se está investigando en administrar levodopa subcutánea. Una de ellas es ABBV-951, foslevodopa/foscarbidopa, un profármaco que se transforma en levodopa para administrar por vía subcutánea mediante infusión continua 24 horas. Hay un ensayo fase 3 en marcha a nivel internacional (M15-741 y su fase de extensión M5-737) del que pronto tendremos resultados.

Se publica un trabajo en Parkinsonism and Related Disorders que analiza los niveles de levodopa en sangre en sujetos sanos voluntarios que reciben ABBV-951. El objetivo fue comparar las propiedades farmacocinéticas de infusión 24 horas subcutánea de ABBV-951 frente a la infusión de levodopa/carbidopa enteral (Duodopa) durante 16 horas seguido de dos dosis de levodopa/carbidopa oral.

Se trata de estudio de fase 1, abierto, aleatorizado, cruzado de 2 períodos realizado en 25 hombres y mujeres voluntarios sanos. Los sujetos recibieron régimen A y régimen B de tratamiento para comparar. El régimen A fue foslevodopa/foscarbidopa durante 24 horas (700 mg de foslevodopa) y el régimen B 16 horas (de 00 a 16 horas) de infusión de levodopa/carbidopa (350 mg de levodopa) seguido de una dosis de levodopa oral de 100 mg a las 18 y otras a las 21 horas. Realizaron múltiples extracciones de sangre para medir los niveles de levodopa y carbidopa durante las primeras 36 horas mediante cromatografía líquida.

Finalmente 20 pacientes completaron el régimen A y B pata el análisis comparativo. Observaron que las diferencias entre ambas terapias en cuanto a los parámetros farmacocinéticos fueron escasas (menos del 8%). En concreto, la concentración de levodopa en plasma en el periodo de infusión de 00 a 16 horas fue similar con ambas terapias, manteniéndose muy estable. De 16 a 24 horas se observó variabilidad en las concentraciones de levodopa enteral (régimen B) coincidiendo con las tomas de las pastillas pero no en el régimen A (ABBV-951). De cara a mejorar síntomas nocturnos y de primera hora de la mañana, mantener los niveles de levodopa muy estables durante 24 horas puede resultar de gran importancia.

En conclusión, este análisis farmacocinético del ensayo fase I de foslevodopa/doscarbidopa (ABBV-951) demuestra que su infusión proporciona niveles estables de levodopa en plasma similares a la infusión de levodopa enteral, fármaco ya comercializado. Personalmente destacaría dos puntos muy importantes: 1) la variabilidad que puede haber en la práctica clínica en pacientes con levodopa enteral de los niveles de levodopa debido a que en la gran mayoría la infusión es de 15 a 16 horas, retirándose por la noche; 2) los posibles beneficios en este sentido de la infusión de 24 horas con foslevodopa/doscarbidopa, que habrá que analizar en ensayos clínicos.

Diego Santos García

Servicio de Neurología, CHUAC (Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña), A Coruña

Neurología, Hospital San Rafael, A Coruña