La levodopa incrementa el flujo sanguíneo a nivel cerebral en pacientes con Parkinson | Fundación Degén
Quiero colaborar
BLOG
VOLVER

La levodopa incrementa el flujo sanguíneo a nivel cerebral en pacientes con Parkinson

 

• La levodopa es el mayor tratamiento sintomático en la enfermedad de Parkinson.

• Estudios previos han observado que la levodopa podría contribuir a incrementar el flujo sanguineo cerebral.

• Un estudio realizado en 57 pacientes y 17 controles demuestra que los pacientes presentan menos flujo sanguíneo cerebral y arterias menos dilatadas.

• Tras tormar levodopa los pacientes presentaban dilatación arterial e incremento del flujo en el cerebro.

• Estos hallazgos se correlacionaron con la afectación motora, a mayor flujo menos afectación motora.

• Otros fármacos que puedan dilatar las arterias cerebrales podrían ser probados como terapia en base a estos hallazgos.

La levodopa es la terapia más utilizada para la enfermedad de Parkinson. Estudios previos han demostrado que la levodopa produce un aumento de la respuesta del flujo sanguíneo cerebral. Sin embargo no está tan claro si puede llegar a ocasiona un cambio morfológico a nivel de las arterias. En exte contexto, podrían ser utilizados como marcadores en la enfermedad de Parkinson y puede ser de interés analizar los cambios a lo largo de la progresión de la misma.
 
 Se publica un estudio en Journal of Magnetic Resonance Imaging en el que analizaban el efecto de la levodopa sobre las arterias cerebrales y el flujo sanguineo cerebral.                                                                                                                                  Se trata de un estudio prospectivo en el que incluyeron a 57 pacientes con enfermedad de Parkinson y 17 controles sanos de la misma edad (edad media de unos 56 años). Se les realizó estudio de imagen con RM de 3T a los controles y también a los pacientes antes de tomar levodopa y unos 50 minutos después de haber tomado la misma, con intención de poder analizar posibles cambios a nivel no sólo de flujo cerebral sino también de la arterias. Desde el punto de vista clínico utilizaron la escala UPDRS para medir la afectación motora de los pacientes.

Los pacientes con enfermedad de Parkinson presentaron frente a los controles un flujo sanguineo cerebral más bajo y una longitud arterial total menor. Los pacientes presentaron tras tomar levodopa un incremento no sólo del flujo sanguineo cerebral sino también el radio expandido de las arterias cerebrales proximales.

Se observó que el incremento en el radio de la arteria se correlacionó con el incremento de flujo sanguineo cerebral en el área del cerebro irrigada por esa arteria, siendo mayor para las arterias carótidas internas y luego la arteria basilar y las arterias cerebrales medias. Además, el flujo sanguineo cerebral se correlacionó de forma inversa con el grado de afectación motora (puntuación en la UPDRS-III), de tal forma que a mayor incremento del flujo sanguíneo cerebral más respuesta con menos afectación motora y puntuación más baja en la escala.

En conclusión, este estudio demuestra que la levodopa podría contribuir a mejorar el estado motor del paciente con enfermedad de Parkinson produciendo un incremento del diámetro de las arterias y consecuentemente un mayor flujo sanguíneo cerebral. Otros fármacos que puedan dilatar las arterias cerebrales podrían ser probados como terapia en base a estos hallazgos.

 
Septiembre de 2021
Diego Santos García
CHUAC (Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña)