Los trastornos de sueño y los síntomas neuropsiquiátricos, principales factores de la progresión de los síntomas no motores en los pacientes con Parkinson. | Fundación Degén
Quiero colaborar
BLOG
VOLVER

Los trastornos de sueño y los síntomas neuropsiquiátricos, principales factores de la progresión de los síntomas no motores en los pacientes con Parkinson.

 

• Se publican datos de la cohorte COPPADIS que analizan los cambios en los síntomas no motores después de 2 años de seguimiento.

• Los síntomas no motores progresaron en un 19% en 501 pacientes con enfermedad de Parkinson pero no cambiaron en 122 controles.

• Los que más progresaron, los síntomas cardiovasculares.

• Sin embargo, esto no afectó a todos los pacientes, habiendo progresión en un 60% de los pacientes.

• Los factores que predijeron este empeoramiento no motor fueron un mayor tiempo de evolución de enfermedad, un fenotipo motor no tremórico y empeorar en esos 2 años en la marcha, sueño y síntomas neuropsiquiátricos.

• Es muy importante en la práctica clínica identificar la presencia de los síntomas no motores y analizar los cambios.

Los síntomas no motores son frecuentes y muy discapacitantes en la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, su identificación y manejo no es fácil, y muchas veces no se identifican correctamente. Hay pocos estudios que hayan analizado cuál es su progresión a lo largo de la evolución, y que contribuye a la misma.

Se publica un nuevo estudio de la cohorte COPPADIS en la revista Journal of Personalized Medicine que pretendía analizar con respecto a un grupo control como evolucionaban los síntomas no motores en los pacientes con enfermedad de Parkinson así como identificar cuales eran los factores que predecían principalmente los cambios.

Un total de 501 pacientes y 122 controles participaron. La edad media era de 62 años en los pacientes y 61 en los controles, con predominio de varones (en torno al 60% del total).  Después del seguimiento de 2 años, la carga media global de síntomas no motores aumentó significativamente en los pacientes con enfermedad de Parkinson en un 19% en comparación con ningún cambio observado en los controles.

En concreto, todos los dominios excepto el 9 (dolor/hiposmia/alteraciones en el peso/sudoración profusa) presentaron un incremento significativo después de 2 años en la puntuación. El dominio de síntomas cardiovasculares fue el que más progresó. Esto se acompañó de un empeoramiento en la calidad de vida y autonomía para las actividades básicas de la vida diaria. Sin embargo, del total de pacientes, fue un 60% los que presentaron un incremento de la sintomatología no motora.

Los factores que se asociaron a un incremento de la carga no motora fueron un mayor tiempo de evolución de enfermedad, un fenotipo no tremórico (sin temblor) y a lo largo de los 2 años se seguimiento, un empeoramiento en la marcha (escala de bloqueos de la marcha FOGQ) así como también en el sueño (escala de sueño PDSS) y en los síntomas neuropsiquiátricos (escala NPI). Estos dos últimos, fueron los que más contribuyeron, después de ajustar por múltiples variables incluyendo las puntuaciones en las escalas al inicio.

En resumen, este estudio demuestra que a corto plazo, 2 años, los síntomas no motores progresan en general en la enfermedad de Parkinson pero no en todos los pacientes, afectando a un 60%. Los factores que predicen este empeoramiento no motor son un mayor tiempo de evolución de enfermedad, no tener temblor y si predominancia de rigidez, lentitud de movimientos y limitaciones para caminar, y empeorar en esos 2 años en la marcha, sueño y síntomas neuropsiquiátricos. Es muy importante en la práctica clínica identificar la presencia de los síntomas no motores y analizar los cambios.

 
Julio de 2021
Diego Santos García
CHUAC (Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña)