Quiero colaborar
BLOG
VOLVER

Mejoría de síntomas depresivos con pimavanserina en pacientes con enfermedad de Parkinson.

 

• Un estudio abierto analiza el efecto antidepresivo de un antipsicótico, la pimavanserina.

• De 47 pacientes con Parkinson y depresión, 21 lo recibieron en monoterpia y 24 asociado a otro antidepresivo que ya tomaban, durante 8 semanas.

• Ambos grupos mejoraron, en total con una reducción de 8 puntos en la escala de presión.

• En hasta un 44% de los pacientes remitieron los síntomas depresivos.

• Fue en general bien tolerado sin objetivarse un empeoramiento a nivel cognitivo ni motor.

• A pesar de ser un estudio fase 2 en pocos pacientes sin placebo comparativo, pimavanserina podía ser un antipsicótico mejora la depresión en pacientes con Parkinson.

La depresión es un trastorno muy frecuente en los pacientes con enfermedad de Parkinson, pudiendo llegar el 50% de los pacientes a presentar síntomas y hasta un 15 a 20% depresión mayor. Aunque hay muchos antidepresivos que se pueden indicar en este caso, hay falta de evidencia sobre el efecto claro de cual es la mejor opción y las recomendaciones en pacientes con enfermedad de Parkinson.

Se publica un estudio en Parkinson´s Disease Journal que analiza el efecto del fármaco pimavanserina sobre los síntomas depresivos en pacientes con enfermedad de Parkinson. Éste es un fármaco disponible en Estados Unidos pero no en Europa para tratar la psicosis en pacientes con enfermedad de Parkinson. Su mecanismo de acción es la de producir un agonismo inverso a nivel de los receptores dopaminérgicos, de tal forma que al reducir el efecto dopaminérgico a nivel cerebral podría mejorar las alucinaciones visuales, delirios, y otros síntomas psicóticos. Sin embargo, no está claro si podría tener un efecto antidepresivo sobreañadido.
 
Se trata de un estudio fase 2 (NCT03482882) abierto sin grupo control comparativo en el que pimavanserina se administró como monoterapia o bien como terapia adyuvante a un antidepresivo tipo inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) o un inhibidor de la recaptación de serotonina / noradrenalina (dual) en pacientes con enfermedad de Parkinson con síntomas depresivos. Es decir, se pretendió ver si el posible efecto antidepresivo era tanto sin como en pacientes que ya recibían un antidepresivo. La dosis fue de 34 mg. El criterio de valoración principal fue el cambio desde la visita basal (antes de empezar a recibir el fármaco) hasta la semana 8 en la puntuación de la escala de depresión de Hamilton, versión de 17 ítems (HAMD-17). En la parte de seguridad se evaluaron no sólo efectos adversos sino también cambios cognitivos (con el MMSE) y motores (con la escala MDS-UPDRS-III). Se evaluó la eficacia en 45 pacientes (21 en monoterapia y 24 en terapia adyuvante). La HAMD-17 basal media fue de 19.2 puntos.

A la semana 8 se observó una reducción significativa de 10.8 puntos en la escala de depresión, siendo en el 95% de los casos entre 12 puntos y 9.5 de reducción. El efecto fue progresivo, con una reducción significativa en la semana 2 de 7.3 puntos, en la semana 4 de 9.6 puntos y en la semana 6 de 10.7 puntos. El beneficio se observó en ambos grupos, tanto en los tratados en monoterapia con una reducción en la escala de 11.2 puntos así como en los casos en los que pimavanserina se administró como terapia coadyuvante, con una reducción de 10.2 puntos.

La mayoría de los pacientes (60%) tuvieron una mejoría mayor o igual al 50% en la semana 8 y el 44% de los pacientes alcanzaron la remisión de su sintomatología depresiva (puntuación HAMD-17 ≤ 7). Además esto se acompañó de mejoría en la calidad de vida, con un incremento en la semana 4 de 8.1 puntos en la escala utilizada (EQ-5D-5L) y en la semana 8 de 7 puntos.

Veintiuno de 47 pacientes experimentaron 42 eventos adversos emergentes del tratamiento; los más comunes fueron gastrointestinales (7 casos; 14,9%) y psiquiátricos (7 casos; 14,9%). No se observaron efectos negativos en la cognición (MMSE) ni en el estado motor (MDS-UPDRS-III).

En conclusión, en este estudio abierto de un solo brazo de 8 semanas, pimavanserina en monoterapia o como terapia adyuvante fue bien tolerada y se asoció con una mejoría temprana y sostenida de los síntomas depresivos en pacientes con EP. Añadido a su efecto antipsicótico conviene tener en cuenta este efecto. Aunque se trata de un estudio fase II sin placebo comparativo, los resultados son de interés.

 

Enero de 2021
DIEGO SANTOS GARCÍA
NEUROLOGÍA, CHUAC (COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE A CORUÑA), A CORUÑA