Monitorización de la respuesta a la estimulación cerebral profunda en casa. Resultados de un ensayo clínico. | Fundación Degén
Quiero colaborar
BLOG
VOLVER

Monitorización de la respuesta a la estimulación cerebral profunda en casa. Resultados de un ensayo clínico.

 

• Uno de los inconvenientes de los pacientes con estimulación cerebral profunda es que precisan de más visitas de seguimiento al neurólogo.

• Como alternativa, existiría la posibilidad de un control de la estimulación a nivel ambulatorio por parte de personal de enfermería entrenado.

• Un ensayo clínico analiza si el manejo ambulatorio frente al estándar aporta beneficios.

• Un total de 19 cumplieron la atención estándar y 23 la domiciliaria.

• En 6 meses, la media de visitas al centro (consulta) de los pacientes que recibieron atención estándar fue de 0.4 frente a 4.8 de los seguidos de forma habitual.

• No hubo diferencias en cuanto al beneficio de la terapia.

• El seguimiento domiciliario de la estimulación cerebral profunda parece que permite conseguir un seguimiento médico que no es peor y por contra permite mucho reducir las visitas al centro.

Una de las limitaciones que puede haber con las terapias de segunda línea como la estimulación cerebral profunda (ECP; cirugía del Parkinson) o el uso de bombas de medicación (infusión de levodopa y apomorfina) es la complejidad de los dispositivos y la necesidad de una atención más frecuente con más visitas. En el periodo de pandemia por COVID hubo pacientes desatendidos. En este contexto, se antoja necesario optimizar recursos para poder controlar al paciente desde casa. Fuera del contexto del COVID, puede ser importante para pacientes que se tienen que desplazar muchos kms para hacer la visita de seguimiento.

Se publica un ensayo clínico en JAMA NEUROLOGY cuyo objetivo fue evaluar la eficacia del manejo posoperatorio de la ECP en el hogar en un esfuerzo de intentar reducir las visitas y viajes de los pacientes al médico así como mejorar el acceso sanitario según la necesidades.

Se trata del ensayo clínico aleatorizado realizado en la Universidad de Florida, entre noviembre de 2017 y abril de 2020. Los participantes elegibles tenían un diagnóstico de enfermedad de Parkinson y estaban programados para recibir ECP independientemente del estudio. Los participantes que dieron su consentimiento fueron asignados al azar 1: 1 para recibir atención estándar o bien manejo posoperatorio de la ECP domiciliaria durante 6 meses después de la cirugía. También se inscribieron cuidadores primarios, generalmente cónyuges, para evaluar la tensión del cuidador. El manejo postoperatorio de atención domiciliaria fue realizado por una enfermera de atención domiciliaria que controlaba la configuración de la ECP con la ayuda de la aplicación móvil basada en iPad para el sistema PD-DBS. Algo importante es que antes del estudio, la enfermera de atención domiciliaria no tenía experiencia en la atención de pacientes con ECP ni en el manejo de ECP. 
La variable principal de valoración fue el número de veces que cada paciente viajó a la clínica de Trastornos del Movimiento durante el período de estudio. Los resultados secundarios incluyeron cambios desde el inicio en la parte III de la Escala Unificada de Calificación de la Enfermedad de Parkinson.

Aproximadamente 75 pacientes por año fueron programados para DBS. De los pacientes que cumplieron con los criterios de inclusión durante toda la duración del estudio, 45 se negaron o fueron excluidos por diversas razones. De los 44 pacientes inscritos, 19 de 21 pacientes aleatorizados que recibieron el estándar de atención y 23 de 23 pacientes aleatorizados que recibieron atención domiciliaria y se sometieron a un mínimo de 1 visita de gestión posoperatoria se incluyeron en el análisis. El resultado primario reveló que los pacientes asignados al azar a la atención domiciliaria tuvieron significativamente menos visitas al consultorio que los pacientes del grupo de atención estándar (media de 0.4 visitas frente a media de 4.8 visitas). No encontraron diferencias significativas entre los grupos en los resultados secundarios que medían la eficacia de la ECP. No se produjeron eventos adversos en asociación con el procedimiento o los dispositivos del estudio.

En resumen, este estudio proporciona evidencia que respalda la seguridad y viabilidad del manejo posoperatorio de la ECP domiciliaria. En concreto, el seguimiento domiciliario parece que permite conseguir un seguimiento médico que no es peor y por contra permite mucho reducir las visitas al centro. Con las bombas de apomorfina y levodopa enteral cada vez se están implementando más las visitas de seguimiento po enfermería a nivel ambulatorio. Tal vez el paso de hacer lo mismo con los pacientes operados puede ser ventajoso para todos, tanto el sistema, y sobre todo el paciente.

Agosto de 2021
Diego Santos García
CHUAC (Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña)