Nabilona, un fármaco canabinoide, mejora los síntomas no motores en la enfermedad de Parkinson. | Fundación Degén
Quiero colaborar
BLOG
VOLVER

Nabilona, un fármaco canabinoide, mejora los síntomas no motores en la enfermedad de Parkinson.

 

• Nabilona es un fármaco canabinoide que se puede utilizar para tratar nauseas y vómitos provocados por quimioterapia.

• Se publica un ensayo clínico en el que comparan frente a placebo el beneficio de nabilona sobre los síntomas no motores a nivel global en la enfermedad de Parkinson.

• Se randomizaron 38 pacientes a recibir placebo (19) o nabilona (19).

• Frente a placebo, nabilona produjo beneficio sobre los síntomas no motores.

• La ansiedad y las alteraciones del sueño son aspectos que mejoraron.

• En general fue bien tolerado, no observándose eventos adversos graves.

En la enfermedad de Parkinson los síntomas no motores son frecuentes e invalidantes. Su identificación es importante y su manejo individualizado según los síntomas predominante. Disponer de terapias que puedan mejorar los mismos es fundamental. Se ha publicado recientemente un estudio en Annals of Neurology cuyo objetivo fue evaluar la eficacia y la seguridad de la nabilona, un canabinoide análogo sintético del tetrahidrocannabinol, como tratamiento para los síntomas no motores en la enfermedad de Parkinson.
 
Se trata de un ensayo doble ciego frente a placebo fase 2 desarrollado en la Universidad Médica de Innsbruck. Incluyeron pacientes con enfermedad de Parkinson estables desde el punto de vista motor y con una sintomatología no motora discapacitante definida como con una puntuación mayor o igual a 4 puntos en la escala Movement Disorder Society – Unified PD Rating Scale ‐ I (MDS ‐ UPDRS ‐ I). En el diseño había 2 fases. En la fase 1 se administraba a todos los pacientes el fármaco para ver si tenían respuesta, empezando por 0.25 mg/día hasta progresivamente llegar a la dosis de respuesta, considerándose la dosis máxima de 1 mg dos veces al día. En la fase 2los respondedores se seleccionaban a recibir el fármaco o placebo durante 4 semanas (1 mes). El criterio principal de eficacia fue el cambio en la escala de síntomas no motores de MDS ‐ UPDRS ‐ I entre la situación basal de randomización (asignación al azar un grupo u otro) y la semana 4. También utilizaron la escala de síntomas no motores NMSS (Non-Motor Symptoms Scale).
 
Como aspecto importante, es un ensayo en el que todos los pacientes reciben inicialmente el fármaco y presumiblemente mejorarán, y lo que se analiza es si hay un empeoramiento al abandonar la terapia al pasar a placebo. Se analizó la seguridad en todos los pacientes que recibieron al menos una dosis de nabilona.

Entre octubre de 2017 y julio de 2019, un total de 38 pacientes fueron tratados, 19 pacientes recibieron nabilona (dosis media de 0,75 mg) y 19 placebo. En la fase 1 en la que todos los pacientes recibieron nabilona, se produjo una reducción media en la puntuación de la escala MDS ‐ UPDRS ‐ I de 3.79 puntos (mejoría). En la fase 2, el cambio en la puntuación en la escala fue de 2.63 en aquellos que recibieron placebo frente a 1 punto en los que recibieron nabilona. Es decir, hubo un empeoramiento con respecto a la mejoría inicial más marcada y significativa en los que recibieron placebo. Esto se refleja en la escala que mide la impresión clínica global del cambio, de tal forma que el 63% de los que recibieron en la fase 2 nabilona se mantuvieron estables y sólo el 5% empeoraron de forma clara, frente al 26% y 21% respectivamente en los que recibieron placebo. De forma individualizada, los síntomas no motores en los que se observó mejoría significativa fue ansiedad y trastorno de sueño.

El 77% de los pacientes tuvieron eventos adversos durante la titulación abierta, la mayoría de ellos fueron transitorios. Los más frecuentes fueron: fatiga (en 17 pacientes), mareo (en 9 pacientes) y somnolencia (en 5 pacientes). En la fase doble ciego, proporciones similares de pacientes en cada grupo tuvieron eventos adversos (42% en el grupo de placebo y 32% en el grupo de nabilona). No hubo eventos adversos graves.

En conclusión, el presente ensayo clínico muestra la eficacia potencial de la nabilona para los pacientes con enfermedad de Parkinson y síntomas no motores discapacitantes, que parece estar impulsada por efectos positivos sobre la ansiedad y los problemas de sueño nocturno. Es importante tener en cuenta que por el diseño del ensayo, el efecto placebo juega un papel importante, de tal forma que un ensayo fase 3 con diseño clásico de dos brazos y seguimiento más a largo plazo seria necesario.
 
Octubre de 2020
DIEGO SANTOS GARCÍA
NEUROLOGÍA, CHUAC (COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE A CORUÑA), A CORUÑA