Quiero colaborar
BLOG
VOLVER

Predictores de empeoramiento de la calidad de vida en la enfermedad de Parkinson

  • En la enfermedad de Parkinson el tratamiento busca mejorar la autonomía de los pacientes y su calidad de vida.
  • Detectar cambios en la calidad de vida y que factores predicen los mismos es clave.
  • Un estudio reciente observa que un 18% de 500 pacientes españoles de la cohorte COPPADIS empeoraron su calidad de vida relacionada con el Parkinson de forma clínicamente relevante después de 2 años de evolución.
  • Por contra, no hubo cambios en la calidad global y tampoco en un grupo control.
  • Los factores que predijeron un empeoramiento en la calidad de vida fueron ser más joven, ser mujer, y empeorar más en el estado de ánimo y en la carga global de síntomas no motores.
  • El presente estudio resalta la importancia de tratar los síntomas no motores incluyendo la sintomatología depresiva en los pacientes con enfermedad de Parkinson.

La calidad de vida juega un papel muy importante en los pacientes con enfermedad de Parkinson. Dado que los tratamientos actuales permiten mejorar los síntomas de la enfermedad (sintomáticos), el objetivo es intentar ayudar con ello a mejorar la autonomía y la calidad de vida de los pacientes. En este contexto, resulta clave conocer qué factores impactan y predicen un empeoramiento en la calidad de vida de los pacientes con intención de poder actuar sobre los mismos con intención de mejorar esa calidad de vida.

Se publica en la revista npj Parkinson´s Disease un artículo de la cohorte española COPPADIS que analiza cómo cambia la calidad de vida de los pacientes con enfermedad de Parkinson después de 2 años de seguimiento y cuáles son los factores que predicen un empeoramiento de la misma. Se evaluó la calidad de vida con cuestionarios. En concreto, se midió la calidad de vida relacionada con la enfermedad de Parkinson con el cuestionario PDQ-39. Para la calidad de vida global (no sólo el Parkinson sino otros factores como las relaciones sociales, el hábitat, el trabajo, la situación económica, etc.) se utilizó el EUROHIS-QOL de 8 ítems. Se definió como un deterioro clínicamente significativo el incremento en la puntuación de cada escala entre la visita basal y la final (2 años después) en un 10% o más. Además se comparó con un grupo control.

La calidad de vida global no cambió de forma significativa en los pacientes con enfermedad de Parkinson (datos en 507 pacientes) ni en el grupo control (109 sujetos). En cambio, la calidad de vida relacionada con la enfermedad de Parkinson (PDQ-39) empeoró de forma significativa con un incremento medio del 21.6% en la puntuación de la escala después de 2 años (datos en 500 pacientes). Del total de pacientes, un 18.6% (93 pacientes) presentaban a los dos años un empeoramiento clínicamente significativo en su calidad de vida.

Ser más joven, ser mujer, y presentar a lo largo de los dos años evolutivos un empeoramiento en el estado de ánimo y en la carga global de síntomas no motores se asociaron con un empeoramiento clínicamente significativo en la calidad de vida. Específicamente, la probabilidad fue de 4 veces más por ser mujer. Respecto al estado de ánimo, un aumento de 5 puntos o más en el cuestionario de depresión de Beck multiplicaba por 5.4 la probabilidad de empeoramiento en la calidad de vida. Por contra, respecto a los síntomas no motores, un incremento en la escala de Síntomas No-Motores de 10 puntos o más multiplicaba la probabilidad por 8. De hecho, en el grupo de pacientes que empeoraron su calidad de vida, 93 pacientes, el incremento de la carga global de síntomas no motores fue del 97%, resultando significativo respecto al grupo que no empeoraron su calidad de vida el empeoramiento en sueño/fatiga, estado de ánimo, funciones cognitivas, síntomas gastrointestinales, síntomas urinarios, disfunción sexual y dolor y otros síntomas sensoriales. No se encontraron diferencias en cuanto al tiempo de evolución de enfermedad o el fenotipo motor.

En resumen, el presente estudio observa que casi uno de cada 5 pacientes con enfermedad de Parkinson presenta empeoramiento significativo en su calidad de vida después de 2 años. Lo que predice el empeoramiento es ser más joven, ser mujer, y empeorar más en ese tiempo en cuanto al estado de ánimo y los síntomas no motores en general. Teniendo esto presente, es importante en los pacientes con Parkinson, especialmente en mujeres jóvenes, detectar cambios en la calidad de vida e identificar síntomas depresivos y otros síntomas no motores y tratarlos si es necesario.

Diego Santos García

Servicio de Neurología, CHUAC (Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña), A Coruña

Neurología, Hospital San Rafael, A Coruña