Quiero colaborar
BLOG
VOLVER

Rotigotina unida a polímeros (SER-214) administrada 1 vez a la semana es segura y bien tolerada.

 

• Fármacos que permitan administrase cada bastante tiempo y consigan alcanzar niveles estables en plasma serían a priori de gran utilidad en los pacientes con enfermedad de Parkinson.

• Podrían mejorar las complicaciones motoras e incluso prevenirlas.

• Ejemplo de esto son la infusión de levodopa o apomorfina. Sin embargo, no dejan de ser procedimientos algo complejos e invasivos.

• Se publica un estudio con rotigotina unida a polímeros (SER-214) administrada mediante 1 inyección semanal subcutánea.

• Participaron 19 pacientes con dosis diferentes que recibieron 4 inyecciones a lo largo de un seguimiento de 1 mes.

• Fue bien tolerada, segura y demostró alcanzar niveles de medicación estables en plasma y además mejoría motora ya a la semana.

• Incluso con dosis altas (200 mg que equivalen a 3 parches de 8 mg de rotigotina) no hubo eventos adversos serios. Fueron los eventos adversos poco frecuentes en general (5 a 10%). • Es necesario un ensayo fase III. Otros fármacos como apomorfina podrían administrarse también así.

La amplia evidencia científica y clínica indica que el suministro continuo de un agente dopaminérgico se asocia con una reducción significativa de las complicaciones motoras en comparación con la administración oral intermitente con el mismo agente. Esto se ha observado con la levodopa, en infusión, o por ejemplo con la apomorfina también. Esta forma de administrar un fármaco permite conseguir niveles plasmáticos más estable y esto se correlacionado con una reducción de los episodios OFF y de las discinesias, así como que podría reducir el riesgo de desarrollo de estas complicaciones motoras. Sin embargo, los sistemas de infusión tiene su complejidad y son algo invasivos, por lo que se está realizando un gran esfuerzo en desarrollar un método para proporcionar niveles plasmáticos continuos de un agente dopaminérgico que evite la necesidad de terapia quirúrgica o un sistema de infusión.

Los estudios en monos tratados con MPTP (modelo animal de Parkinson) demuestran que las inyecciones semanales de rotigotina unida a polímeros proporcionan niveles plasmáticos continuos y beneficios antiparkinsonianos. Con esa base, se publica este mes en Movement Disorders un muy interesante trabajo en pacientes con enfermedad de Parkinson.

Se trata de un estudio multicéntrico, abierto, de dosis múltiple y rango ascendente para evaluar la seguridad, tolerabilidad y la farmacocinética de la rotigotina unida a polímeros (fármaco llamado SER-214). SER-214 se administra mediante inyección subcutánea 1 vez a la semana, a diferencia de rotigotina sola, que se administra mediante parche transdérmico, que hay que cambiar cada 24 horas.
 
Un total de 19 pacientes fueron evaluados en 4 cohortes en dosis de 20 mg (0.1 mL), 50 mg (0.25 mL), 100 (0.5 mL) y 200 mg (1 mL) de rotigotina unida a polímeros (SER-214), administrada por vía subcutánea una vez por semana. Las dosis equivalentes de rotigotina eran: 20 mg, a 2.4 mg; 50 mg, a 6 mg; 100 mg, a 12 mg; 200 mg, a 24 mg (es decir, como 3 parches juntos de 8 mg). La edad media de los pacientes era en torno a 65 años y 12 de los 19 recibían levodopa. Se realizaron niveles farmacocinéticos en plasma en el momento de la inyección y a las hora, 2, 4, 8 y 24 horas así como 3 ó 4 días después de cada inyección. Fueron 4 dosis durante 4 semanas de seguimiento. Se utilizaron escalas de evaluación de función cognitiva, actividades de la vida diaria, estado motor, somnolencia, riesgo de suicidio, y trastorno de control de impulsos (UPDRS-I, II, III, ESS, C-SSRS, QUIP).
 
 
El estudio demostró niveles plasmáticos notablemente estables relacionados con la dosis de rotigotina total y libre sin evidencia de picos o caídas a lo largo de su administración. Esto se observó en todas las cohortes, comparando 50 mg, 100 mg y 200 mg, en los datos semanales, los niveles eran estables y más elevados lógicamente a mayor dosis. Observaron mejoría motora medida con la escala UPDRS-III entre la visita basal y 6 horas después de la segunda inyección, con la dosis de 100 mg (reducción de la puntuación en 3.8 puntos) y 200 mg (5.8 puntos); para 50 mg, no cambios (reducción en 0.2 puntos). Se reportó algún evento adverso en el 52.6% de los casos. Un 15.8% presentaron (3 pacientes) cefalea y un 10.5% nauseas (2 pacientes). Sólo un paciente (5.3%) presentó reacción cutánea en el punto de inyección. Fue con la dosis más baja, de 50 mg y lo suspendió debido a la urticaria, que desapareció rápidamente con antihistamínicos.

Este estudio demuestra que la administración subcutánea una vez a la semana de rotigotina unida a polímeros (SER-214) proporciona niveles plasmáticos relativamente constantes de rotigotina y es segura y bien tolerada. Llama la atención la buena tolerabilidad utilizando dosis altas, incluso equivalentes a 24 mg de rotigotina. También parece que podría haber un beneficio a nivel motor precoz, ya en 1 semana. Estos hallazgos sugieren como posibilidad que debe investigarse que este método de administración de rotigotina tiene el potencial de tratar o prevenir complicaciones motoras en pacientes con enfermedad de Parkinson sin la necesidad de un procedimiento quirúrgico o un sistema de infusión. Este enfoque también puede ser aplicable a otros agentes, como la apomorfina, que se puede vincular a este polímero


Abril 2020
DIEGO SANTOS GARCÍA
NEUROLOGÍA, CHUAC (COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE A CORUÑA), A CORUÑA