Quiero colaborar
BLOG
VOLVER

Safinamida mejora los síntomas urinarios en pacientes con enfermedad de Parkinson.

• Los síntomas urinarios son frecuentes y discapacitantes en la enfermedad de Parkinson y hay muy pocas opciones de tratamiento.

• Se publica un estudio que analizó el efecto de safinamida sobre estos síntomas en la práctica clínica diaria.

• 35 pacientes recibieron safinamida y 79 no. Se evaluaron los síntomas con la escala SCOPA-AUT-U antes y un mes después por un evaluador ciego.

• El grupo tratado con safinamida mejoró en la puntuación total de la escala (pasó de 9.1 a 6.6 de media) mientras que en el otro grupo no se observaron cambios (7.2 a 7.2).

• Por síntomas, mejoraron la urgencia miccional, incontinencia, frecuencia y nicturia.

• Safinamida fue bien tolerada, observándose sólo 3 eventos adversos.

• Aunque hay limitaciones, este estudio sugiere que safinamida podría ser útil en la mejora de los síntomas urinarios en la enfermedad de Parkinson.

Los síntomas urinarios como la urgencia miccional (ir a orinar con urgencia), polaquiuria (orinar muchas veces) y nicturia (orinar muchas veces de noche) son de los más frecuentemente reportados en general por los pacientes con enfermedad de Parkinson en muchos estudios. En ocasiones pueden mejorar con medicación antiparkinsoniana, aunque no hay mucha evidencia sobre terapias eficaces al respecto. En este contexto, se publica un estudio en Brain Sciences en el que se evaluó la respuesta en los síntomas urinarios en pacientes tratados con safinamida.
 
Se trata de un estudio realizado en España llamado SURINPARK. Es un análisis retrospectivo de registros electrónicos de pacientes con enfermedad de Parkinson sin demencia atendidos consecutivamente en una Unidad de Trastornos del Movimiento del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid entre Noviembre de 2018 y Febrero de 2019. Todos los pacientes fueron evaluados con la Escala de la Enfermedad de Parkinson para Síntomas Autonómicos – Subescala urinaria (SCOPA-AUT-U), que fue administrada por el neurólogo experto que indicaba el tratamiento en condiciones de práctica clínica habitual. Un mes después, un segundo evaluador ciego administraba la escala de nuevo, con intención de ver si podría haber mejoría sobre los síntomas urinarios. Se compararon las variables clínicas entre los pacientes a los que se prescribió safinamida (SA+) para el tratamiento de las fluctuaciones motoras y aquellos con diferentes regímenes de tratamiento (SA-).
De un total de 169 pacientes examinados inicialmente, 54 fueron excluidos por incontinencia severa, ausencia de síntomas urinarios o tratamiento previo con safinamida. Un total de 35 pacientes fueron incluidos en el grupo SA+ (se les había prescrito safinamida) y 79 en el grupo SA- (se les había prescrito otra terapia). Ambos grupos fueron comparables en cuanto a variables clínicas, excepto en los síntomas urinarios basales, con mayor gravedad en el grupo SA+ (puntuación media de 9.1 puntos en el grupo que recibió safinamida frente a 7.2 en el grupo que no recibió safinamida). Todos los pacientes con safinamida recibían levodopa frente al 78% de los que no recibieron safinamida.

En la evaluación de seguimiento, el SCOPA-AUT-U total así como las subescalas de urgencia, incontinencia, frecuencia y nicturia mejoraron significativamente en el grupo SA+, mientras que el grupo SA- permaneció sin cambios. En concreto, la escala pasó de 9.1 a 6.6 en el grupo de safinamida y no hubo cambios (7.2) en el otro grupo. Por contra, no hubo mejoría en ninguno de los dos grupos con respescto al tenesmo (resto de orina después de la micción) y la fuerza del chorro en la micción. Safinamida fue bien tolerada, obserándose 3 eventos adversos no graves en este grupo.

En conclusión, el presente estudio observa que safinamida podría ser útil en la mejora de los síntomas urinarios en la enfermedad de Parkinson. Aunque hay limitaciones metodológicas y los datos son subjetivos en base a la respuestas de una escala pero sin parámetros objetivos con pruebas funcionales urológicas, es de interés. Nuevos estudios tendrán que replicar estos datos y proporcionar nueva información.
 

Enero de 2021
DIEGO SANTOS GARCÍA
NEUROLOGÍA, CHUAC (COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE A CORUÑA), A CORUÑA