Uso de la Telemedicina para tratar la depresión en pacientes con Parkinson. | Fundación Degén
Quiero colaborar
BLOG
VOLVER

Uso de la Telemedicina para tratar la depresión en pacientes con Parkinson.

 

• La telemedicina puede ser una herramienta útil aplicada para el manejo de la enfermedad en pacientes con Parkinson.

• Se publican los resultados de un ensayo clínico randomizado sobre el uso de la terapia cognitivo-conductual por telemedicina para tratar la depresión en pacientes con enfermedad de Parkinson.

• Un total de 45 pacientes fueron tratados y se comparó frente a un grupo control (tratamiento convencional).

• Los tratados con telemedicina mejoraron de forma significativa en la sintomatología depresiva a corto plazo (10 semanas) y más largo plazo (6 meses).

• Este ensayo abre las puertas al uso de la telemedicina como herramienta para mejorar la asistencia de los pacientes con enfermedad de Parkinson.

La sintomatología depresiva es frecuente en los pacientes con enfermedad de Parkinson y uno de los problemas es que hasta un 60% de los pacientes pueden no recibir la atención adecuada para su problema. Una de las barreras son las limitaciones en cuanto al acceso, deficiente, a la atención neuropsiquiátrica en la práctica clínica diaria. El uso de la telemedicina, potenciada en los últimos meses en relación con la pandemia del COVID-19, podría ser una herramienta útil que mejorase la atención de estos pacientes.

Se publica en Movement Disorders un estudio cuyo objetivo fue comparar la eficacia de la terapia cognitivo-conductual domiciliaria por videollamada (telemedicina) en el tratamiento de la depresión en pacientes con enfermedad de Parkinson frente al tratamiento clínico habitual (grupo control).

Varones veteranos militares de los Estados Unidos con diagnóstico clínico de depresión y enfermedad de Parkinson fueron asignados aleatoriamente por computadora (1:1) al grupo experimental o al grupo control. La aleatorización se estratificó según el uso de antidepresivos antes de entrar en el estudio y fue ciega respecto a todos los demás datos iniciales. El período de tratamiento agudo duró 10 semanas y fue seguido por una fase de extensión de 6 meses. El cambio en la puntuación de la escala de valoración de la depresión de Hamilton fue el objetivo primario del estudio. La respuesta al tratamiento de la depresión se definió como una puntuación ≤2 en la escala CGI.
Un total de 90 pacientes se randomizaron, 45 a telemedicina y 45 a terapia convencional y 39 completaron el seguimiento final en cada grupo. La terapia cognitivo-conductual por video en el hogar superó al tratamiento clínico habitual en tres medidas de depresión separadas. En concreto, la puntuación en la escala de Hamilton pasó de 22.4 a 16.4 al final de las 10 semanas en el grupo tratado con telemedicina y no hubo cambios significativos en el grupo tratado de forma habitual, que pasó de 21.6 a 21.3. Con otra escala de depresión, el BDI (Beck), observaron también lo mismo, pasando el grupo tratado con telemedicina de 21 a 11.1 puntos frente al grupo con tratamiento convencional, que pasó de 21.1 a 18.9 puntos de media. Los efectos se observaron al final del tratamiento agudo y se mantuvieron durante un seguimiento de 6 meses, presentando en la escala de Hamilton el grupo tratado con telemedicina de media 16.3 puntos frente a 20.7 el grupo control. El número necesario a tratar para producir beneficio (según la clasificación de respuesta al tratamiento) fue de 2,5 pacientes con una reducción del riesgo absoluto del 40%.

Aunque el estudio tiene algunas limitaciones y sólo se llevó a cabo en varones, pone de manifiesto que la la terapia cognitivo-conductual con video en el hogar puede ser una intervención eficaz para sortear las barreras de acceso a la atención especializada en la depresión en los pacientes con enfermedad de Parkinson y para abordar las necesidades de tratamiento neuropsiquiátrico insatisfechas de la comunidad de Parkinson. Sin duda, un ejemplo del valor de la telemedicina que podría extenderse al manejo de otros aspectos o síntomas de la enfermedad. Recientes estudios en esta línea ya han demostrado su potencial uso.
 

Marzo de 2021
DR. DIEGO SANTOS GARCÍA
COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE A CORUÑA (CHUAC), A CORUÑA