Cambios en la microbiota en pacientes tratados con terapias de segunda línea (estimulación cerebral profunda y Duodopa). | Fundación Degén
Quiero colaborar
BLOG
VOLVER

Cambios en la microbiota en pacientes tratados con terapias de segunda línea (estimulación cerebral profunda y Duodopa).

 

• La microbiota intestinal podría jugar un papel importante en la enfermedad de Parkinson.

• Por primera vez comparan un grupo de pacientes con Parkinson avanzado que son tratados con infusión de levodopa enteral, con estimulación cerebral profunda, y un grupo control.

• Observan diferencias específicas en los diferentes grupos en cuanto a la composición de la microbiota.

• A las 4 semanas de empezar con el tratamiento observan cambios en los pacientes tratados.

• En base a esto pudiera ser que la infusión de levodopa enteral o la estimulación cerebral profunda pudiera cambiar la composición de la microbiota intestinal.

• De gran interés sería desarrollar estudios con más pacientes que analicen cambios a corto y largo plazo en estos pacientes incluyendo cambios en pacientes tratados con medicación convencional y controles.

En los últimos años se está investigando el papel que la microbiota puede tener en el desarrollo y progresión de la enfermedad de Parkinson. En este sentido, varios estudios han evaluado el impacto de la medicación oral puede tener en el microbioma intestinal en pacientes con Parkinson. Sin embargo, hasta el momento no se había estudiado que sucede en el microbioma intestinal cuando un paciente pasa a recibir una terapia de segunda línea (TSL), es decir, estimulación cerebral profunda (cirugía del Parkinson) o una infusión de medicación (levodopa enteral o apomorfina subcutánea).
 
Se publica en Journal of Neurology un trabajo en el que se proponen identificar los cambios en la comunidad microbiana intestinal en respuesta al inicio de una terapia de segunda línea (TSL). El estudio se ha realizado por parte de un equipo de investigadores de Australia.

Se recogieron datos clínicos y muestras de heces de 21 pacientes con enfermedad de Parkinson que empezaron con tratamiento de estimulación cerebral profunda (ECP) o gel intestinal de levodopa-carbidopa (DUODOPA) y diez sujetos control sanos conyugales. Realizaron secuenciación del ADN de las heces para analizar los cambios en el microbioma intestinal y establecer una relación con los cambios clínicos. La evaluación en los pacientes fue antes de iniciar la terapia (2 semanas antes y justo antes del inicio) y justo 2 semanas después (a las 2 y a las 4 semanas). En los controles se hizo una sola determinación al entrar en el estudio.
Se observaron diferencias en la composición del microbioma intestinal entre los pacientes y los sujetos control en varios niveles taxonómicos, incluidas diferencias específicas para aquellos pacientes que fueron tratados con ECP (sobrerrepresentación de Clostridium_XlVaBilophilaParabacteroidesPseudoflavonifractor y subrepresentación de Dorea) y DUODOPA (sobrerrepresentación de Pseudoflavonifractor de Gemmiger). También se encontraron cambios en la diversidad beta durante las 4 semanas posteriores al período de inicio del tratamiento en el grupo de pacientes tratados con DUODOPA y con ECP.

Es decir, por primera vez se reporta el cambio a corto plazo de pacientes con Parkinson tratados con ECP y DUODOPA en la composición de su microbioma intestinal. Antes de la administración de la terapia, ya se observaron alteraciones específicas en su composición, pero además se identificaron varios cambios específicos después de su introducción. En base a estos hallazgos los autores sugieren que las TSL como ECP o DUODOPA podría influir en la composición y función de la microbiota. Es de gran interés y en este sentido sería muy interesante un trabajo en el que se incluyeran 5 grupos (ECP, DUODOPA, infusión de apomorfina, pacientes con Parkinson con medicación convencional, y controles) en el que se analizaran en todos los grupos incluyendo los controles las alteraciones en situación pre-tratamiento y pos-tratamiento a corto y largo plazo, y sobre todo correlacionar los cambios en la microbiota con los cambios clínicos, para identificar el mejor patrón de cambio asociado a la mejor respuesta clínica.
 
Julio de 2021
Diego Santos García
CHUAC (Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña)